Doña Manolita, el clásico de la fortuna en Madrid

Por | 16 junio, 2013 | 0 comentarios

De acuerdo. No estamos en Navidad. No hace frío y no es una imagen típica de esta época del años. Pero estarás de acuerdo conmigo que la historia de este personaje merece la pena.

Igual que las bicicletas no son solo para el verano, Manolita no es sólo flor de Navidad.

La historia de Manuela de Pablo, conocida como Doña Manolita, se merece un libro. Su luz se remonta a 1904, fecha en la que decide montar una administración de lotería en la Calle Ancha, actual Calle San Bernardo, gestionándola junto a sus hermanas Luisa, Carmen y Victoria.

Aunque los inicios fueron duros y su fama tardó en llegar, despegó al repartir millonarios premios entre los estudiantes de la Universidad que compraban allí los décimos de lotería.

De pronto, se convirtió en un fenómeno de masas y gentes de todo Madrid se desplazaban hasta el centro para a comprar sus décimos de lotería, esperanzados por su buena fortuna.

La propia Doña Manolita ha contado su secreto. En el año 1926 hizo cuatro viajes a Zaragoza para implorar a la Pilarica con su manto rojo. Allí compró unos números que vendió en su administración, logrando un sonado gordo de Navidad en 1926.

Desde entonces, miles, millones de personas han pasado por su kiosco de la fortuna.

Su crecicimiento fue tal que en 1931 abrió administraciones en Sol y en Gran Vía. La primera se vendió a otra familia, mientras que la de Gran Vía 31 pasó a ser uno de los emblemas de la céntrica calle.

Sin embargo, recientemente Doña Manolita se ha mudado a un local cercano, a 150 metros de la Gran Vía, en la Calle del Carmen.

Esta nueva administración es más moderna, tiene más ventanillas, y dispone de acceso a minusválidos, además de dar a una calle peatonal, lo que permite mayores colas.

 

 

Categorías: Guías Madrid

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con *

*