Vente arriba en los mejores karaokes

Por | 30 julio, 2015 | 0 comentarios

karaoke¿Qué pasará, qué historias habrá? Puede ser mi gran noche… Este famoso estribillo del incombustible Raphael suena a menudo en uno de los karaokes más carismásticos de la ciudad, el de la plaza Mostenses, llamado Máster Plató (aunque todo el mundo lo conoce como “el karaoke de Mostenses”). En una ubicación algo complicada con un acceso poco glamuroso —los bajos de un parking—, se trata de una sala muy divertida donde por cierto siempre suele haber algún famosete.

Su céntrica ubicación, al final de Gran Vía y junto a la plaza de España, así como su ambiente hortera-kitsch, hacen de él uno de los favoritos de las noches más canallas. Cuidado eso sí con lo que pidas: hay fama de que dan garrafón así que, por si acaso, cerveza. Y mejor ir entre semana; los viernes y sábado se hace complicado ‘tocar micro’. Cerrada del 16 al 24 de agosto.

Otro karaoke que cuenta con sus adeptos es Karaoke Marfil, con quince años de experiencia y el compromiso de ser algo más que un karaoke. Para ello, apuestan por un catálogo extensísimo, y presumen de ser el que más canciones tienen en inglés. Tratan de escapar de ciertos clichés propios del género, esos éxitos de Perales, Nino Bravo o Camilo Sesto, sin caer tampoco en esnobismos gafapastas. En la calle Modesto Lafuente, 63 (metros Nuevos Ministerios o Alonso Cano) es una buena opción para una noche distinta. Se encuentra cerca de la sala Madrid Dakar (Maudes, 41), sala de conciertos a la que se puede acudir para terminar más tarde jugando a ser cantante de variedades en el karaoke.

Y volviendo a la zona de Gran Vía, merece la pena también una visita al Brindis (Tres Cruces, 8). Regentado por profesionales de origen chino, es un local aseado, pulcro, con mesas y buena organización. Los días con menos afluencia de público, no es raro que ofrezcan porciones de pizza gratis, que sin duda se agradece. Su ubicación en pleno centro lo convierte en una opción apetecible en cualquier momento. No hace falta entrar y pegarse toda la noche, puede ser un plan intermedio entre la cena y la visita a alguna discoteca. Como la Wurlitzer Ballroom, situada justo enfrente, y uno de los templos de la música garajera de la capital.

Un plan muy divertido para las noches madrileñas. Quédate en nuestro hotel de tres estrellas junto a la Puerta del Sol y estarás cerca de todo.

Categorías: Ocio y eventos

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*